AGUA DE MAR 1

Loading...

AGUA DE MAR II

Loading...

AGUA DE MAR III

Loading...

AGUA DE MAR IV

Loading...

Entradas populares

sábado, 10 de mayo de 2014

EL AGUA DE MAR COMO SOLUCIÓN HAMBRE-DESNUTRICIÓN EXTREMA



CONOZCA LOS MEJORES VIDEOS INFORMATIVOS SOBRE LOS COMPONENTES DEL AGUA DE MAR, SUS PROPIEDADES Y BENEFICIOS EN LA SALUD HUMANA
CONOZCA LOS ORIGENES DE LAS INVESTIGACIONES DEL AGUA MARINA, PARA LAS DIFERENTES FUENTES DE VIDA ANIMAL, VEGETAL Y HUMANA, SUS PROPIEDADES Y BENEFICIOS.


SOPA MARINA EL ANTIOXIDANTE ORGÁNICO, BIODISPONIBLE Y ALCALINO POR EXCELENCIA
Ángel Grácia Rodrigo
agraciar@aol.com

Resumen

Los hechos y el sentido común por encima de los paradigmas, mitos y dogmas científicos. Contra factum non valet argumentum. Para recetar la salud hay que practicarla. Lo que yo no sé, no existe. Por lo que propongo una reflexión y revisión de los fundamentos de la salud basados en los descubrimientos de los Premios Nobel Otto Warbürg (respiración celular) y Linus Pauling (nutrición celular), y de su precursor, René Quinton (agua de mar medio orgánico), para darle al pH la mísma relevancia que a la temperatura para conservar la salud y prevenir las enfermedades. Si todas las enfermedades son ácidas y promovidas por los radicales libres –Warbürg–, los antioxidantes que los neutralizan como el agua, especialmente la del mar o sopa marina –ph 8.4–, son la respuesta para mantener la homeostasis. Acciones de la sopa: 1) recarga hidorelectrolítica, 2) reequilibrio enzimático, 3) regeneración celular). La desnutrición  causa todas las enfermedades. La nutrición celular orgánica, biodisponible y alcalina –antioxidante– que proporciona la sopa marina es la solución gratuita a la intoxicación celular por radicales libres. Comprobado en animales, humanos y suelos. Las enfermedades comienzan en el suelo.

Summary

Facts and common sense above paradigms, myths and scientific dogmas. Contra factum non valet argumentum. To prescrive the health one must practice it.  What I do not know, does not exist. I propose a reflection about the bases of the health, based on the discoveries on nutrition done by Nobel Prizes Otto Warbürg (cellular respiration-breeding) and Linus Pauling (cellular nutrition), and their precursor René Quinton (the organic medium seawater), to give to the pH the same importance as that of the temperature, as a tool to preserve health and prevent diseases. If all the illnesses are acids and generated by the free radicals -Warbúrg-, the antioxidants that neutralize them like water, especially those  in the sea-water -ph 8.4-, they are the solution to maintain homeostasis, thanks to their 3-axes: 1) hidorelectrolítical recherché; 2) enzymatic equilibrium; 3) cell regeneration. Malnutrition is the cause of all illnesses.  It is not the same to nourishe the cell than to feed it.  Organic nutrition, biodisponible and alkaline -antioxidant- of the marine soup is the free solution agains the "radical intoxication". We have verified these facts, investigating it with animals and humans, and in the soil.  All illnesses begin in the soil.
Introducción
Sorprende a muchos que una ballena misticeta –sin dientes, tiene barbas–, mamífero como los humanos, de 30m de longitud y 200 toneladas de peso –el animal más grande de la Naturaleza–, se nutra y alimente con la sopa marina que es invisible a los ojos de un humano. Los paradigmas, mitos y dogmas científicos impartidos en los centros docentes nos han hecho creer que el agua de mar: 1) está contaminada –otra cosa es la polución–, 2) que produce insuficiencia renal y 3) que si un náufrago la bebe, se muere. Todo lo cual es FALSO. Algo que se sabía desde 1904 (René Quinton) y que lo hemos vuelto a demostrar en esta década de acuerdo a los protocolos de “ética” oficiales de la CE.

Después de haber hecho investigaciones comparadas para estudiar el comportamiento de los animales y los humanos cuando reciben la nutrición orgánica, biodisponible y alcalina del agua de mar, he llegado a la conclusión de que es el momento de llamar la atención de los científicos, de los médicos oficialistas y de los otros, para que reflexionen sobre los hechos más elementales que se observan en la Naturaleza y que son comunes a los animales, los humanos y los suelos. He dedicado los últimos 15 años de mi vida –tengo 76– a observar el comportamiento de los profesionales de la salud, los científicos, los biólogos y las organizaciones que los agrupan.

En diciembre del 2007, en la Facultad de Veterinaria de Barcelona hice una encuesta entre 40 alumnos escogidos al azar para preguntarles si sabían que su medio interno, al igual que el de todos los vertebrados, es el agua de mar isotónica. Ninguno lo sabía. Ni uno. En la escuela de Biología de la Universidad Complutense de Madrid, 2004, sus profesores no me pudieron decír cómo se hidrataban los mamíferos marinos. En la Roseinstiel School of Marine and Atsmospheric Sciences, RSMAS, de la Universidad de Miami, ninguno de sus conferencistas internacionales, durante cuatro años, sabía quién era René Quinton y, mucho menos, conocían sus Leyes de la Constancia (Marina, Osmótico-Alcalina, Térmica y Lumínica). Pero, sí habían descubierto que en las Acuaculturas de alta mar se producen más kilos de atún que en las tradicionales, porque en el “open ocean” los atunes no se enferman, aunque su científico-jefe, que maneja billones de dólares en sus investigaciones, el brasileño Dr. Daniel Benetti, desconocía cual era el medio interno de los peces, los mamíferos marinos y, mucho menos, el suyo. En alta mar los peces y los mamíferos marinos no padecen de enfermedades, incluidas las infecciosas. Ya lo habían dicho Perrin, Young, y Overstreet, quienes afirma que los microbios son los inocentes compañeros de ruta durante nuestro compartido viaje por este planeta. Es más, Hoar, Randall y Farrell, autores de una enciclopedia marina de doce tomos, dicen que los animales marinos no tienen Sistema Inmunológico –? médula ósea/huesos largos, ganglios?–. De otra parte, hay unos datos muy interesantes, Jed Fuhrman, el científico de la sopa marina, y su colega William Fenical, después de contar los virus y las bacterias que hay por cada litro de agua de mar –diez mil millones de virus y nueve mil millones de bacterias–, aseguran que es la mayor biomasa del planeta, a la que hemos declarado una guerra que la tenemos tan perdida como los americanos la de Irak. El desconocimiento sobre los padres de la nutrición (Quinton, Warbürg, Pauling), entre la mayoría de los sanitaristas, es universal. Lo pude comprobar en los Congresos y Foros Internacionales “Acuáticos” a los que asistí. Pero el colmo del despiste científico se define así:

Con Jed Furhman, el de la biomasa vírica, tuve un cruce de correspondencia en el que mi pregunta, muy simple, fué: “los virus en su constitución, ? tienen, o no tienen agua?”. La mísma pregunta la hice internacionalmente en varias universidades de dos continentes y las respuestas eran como en una corrida de toros: “division de opiniones”. Unos que sí y otros que no, como en la canción. Un correo de Furhman reflejaba la situación. Furhman se salió por la tangente dándome explicaciones de cómo era el tema del agua en las bacterias. Algo que hasta yo sabía.

Participantes
Ivan Pavlov en 1904, cuando ganó el Premio Nobel, definió los instintos o reflejos incondicionados (alimentación, defensa, libertad, investigación, sexual o de reproducción de las especies) y demostró que todos somos investigadores, hasta yo, o mis nietos descubriendo el mundo que les rodea. En las investigaciones que he promovido sobre el agua de mar, sus usos y beneficios, he contado con la colaboración de científicos excepcionales como: el químico oceanográfico Dr. Héctor Bustos-Serrano de la University of Miami, USA; el bioquímico Dr. Wilmer Soler de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, Colombia; el Dr. Rob Giraldo médico de la University of New York, USA; la Dra. Valentina Hernandez Caccia, del Laboratorio de Metales Pesados de la University of Miami, USA; la Dra, Maria Teresa Ilari médica de Dispensarios Marinos en Nicaragua; el Lcdo. Laureano Dominguez presidente de Prodimar; y la Maestra Laura Rico de la Universidad de Baja California, Mx. Además,  patrocinaron las investigaciones las siguientes entidades, Fundaciones: Aqua Maris, Badalona; Seawater, Miami; y PRODIMAR (Proyecto Dispensarios Marinos), Colombia. En esta ponencia asumo la responsabilidad de las observaciones que hago ante el V Congreso de Medicina Naturista Clasica, y eximo a los colegas citados de las críticas que yo pueda recibir ante esta presentación que, en su forma, pudiera ser considerada atrevida y hasta anárquica. Parte de nuestras investigaciones las hemos ido discutiendo, progresivamente, en diferentes congresos y convenciones europeos y americanos y, últimamente, en el IV FORO MUNDIAL DEL AGUA 2006, ciudad México y en el TERCER ENCUENTRO INTERNACIONAL DEL MAR 2007, Coatzacoalcos, México.

Métodos
En mis observaciones comparadas, especialmente entre los mamíferos marinos –ballena/delfín– y otros animales, y los humanos, he reforzado las comprobaciones de René Quinton sobre el agua de mar y la sopa marina. He podido reconfirmar que el agua de mar bebida, inyectada por via endovenosa, intramuscular, irrigación, tópica, y para cocinar o enriquecer alimentos –domésticamente–, tiene acción tanto preventiva contra las enfermedades, como curativa. Investigaciones que se hicieron y seguimos haciendo lo comprueban en animales y humanos. Para la vía endovenosa utilizamos filtros de 0,45µ. Las industrias del agua de mar utilizan filtros de porcelana de 0,22µ. Los filtros le quitan al agua de mar muchos de sus componentes matando, especialmente, la vida del plancton. Los laboratorios oficiales, que controlan las aguas dulce y del mar, así como las embotelladas, a nivel internacional, tanto en Europa como en América, siempre autorizaron al agua de mar sin ninguna pega por estar libre de “microbios y sus marcadores”. Los laboratorios oficiales y sus laboratoristas desconocen que la ósmosis neutraliza, inexorablemente, a todos los microbios de procedencia terrestre que americen. El agua de mar utilizada en las investigaciones siempre ha sido la hipertónica (35gr x 1L).

Naufragios. Especial importancia tiene el hecho de que en nuestras investigaciones como náufragos voluntarios –en las que participé por dos veces– se ingería hasta un litro diario de la auténtica sopa marina bebida directamente del mar que nos rodeaba. La isotonización del agua hipertónica estaba garantizada por el agua metabólica, tal como sucede en los mamíferos marinos en los que es la primera fuente de hidratación. Los participantes fuimos controlados médicamente y con exámenes de laboratorio, antes y después de los naufragios. Igualmente se hicieron valoraciones de las valencias físicas y del sonsumo de oxígeno.

Metales pesados. El laboratorio de metales pesados de la Universidad de Miami, RSMAS, se encargó de hacer los exámenes correspondientes sobre diferentes tipos de agua de mar, desde las aguas marinas sofisticadas de los laboratorios comerciales, a las más “prosaicas” aguas ocoéanicas de cualquier playa del mundo. Fué una sorpresa que los resultados de las aguas prosaicas diesen mejores cifras tolerables que las aguas oceánicas de los laboratorios industriales. Posiblemente porque la industrialización “poluta” el agua de mar. Las cifras de la OMS no son las más acertadas –obsoletas–, cuando se confrontan las cifras oficiales con la realidad de los hechos. Caso del mercurio, la pesca y las piscifactorias.

El agua se recogió en playas tan diversas como: las de la Barceloneta, Badalona, Salou, Mataró, Bayona y Las Teresitas de Tenerife, España; South Beach de Miami; Golfo de México; Coveñas de Colombia; Malibú de California, USA; y Mauritania. 

Nuestras investigaciones en los Dispensarios Marinos se han hecho exclusivamente con el agua de mar hipertónica. Según los padres de la fisiología R.Quinton, C.Bernard, A. Carrel, W.Cannon y A. Pischinger, los vertebrados somos auténticos acuarios, o cápsulas de resonancia –tal vez “mórfica”– donde, holísticamente, los 100 trillones células de un humano se comunican entre sí como si fuesen una sóla célula. 

Lo DISPENSARIOS MARINOS internacionales aportaron sus pacientes humanos desde niños a mayores. Y con perros de la raza Beagle, vacas, conejos, peces, porcinos, aves y caballos se complementaron las investigaciones que siguen en progresión. Nuestras investigaciones se fundamentan en los hechos comprobados por la Naturaleza y la ciencia, como las características del agua de mar en la forma de:

La Sopa Marina integrada por: agua, ácidos nucleicos, ADN, aminoácidos esenciales, proteinas, grasas, vitaminas, minerales (118 elementos de la Tabla Periódica completa), fitoplancton, zooplancton –krill/omega3–, huevos y larvas de peces, cadenas de carbono, material particulado, 10 mil millones de virus, 9 mil millones de bacterias y la información de los orígenes de la vida celular, todo  en un ambiente alcalino de pH 8.4. Motivos por los cuales el agua de mar es biógena y patogenicida. La Biología es la ciencia del agua. Sin agua no hay vida. Y el agua de mar NO es sal con agua, sólamente. Otro detalle, la cantidad de virus y bacterias, ó 19 mil millones de microbios, es por cada litro de agua de mar. No son patógenos. Tema para que lo mediten el oficialismo sanitarista y el “científico".

La sopa marina en el precámbrico dió origen a la primera célula y con ella a la vida hace 3.800 millones de años. Actualmente el pH 8.4 se está acidificando hasta 8.2, especialmente en el Mediterráneo, por culpa, dicen, del calentamiento global. Y esa sopa, hoy, sigue siendo la mísma que hace miles de millones de años, incluida la información de los orígenes de la vida celular en su ADN.

Resultados
Nosotros hemos reconfirmado los descubrimientos de Quinton en diferentes especies de animales de acuerdo a los estrictos Protocolos de “Ética” de la Comunidad Europea, proporcionados por la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona, España. Comprobamos que el suero marino es sustituto del plasma sanguíneo en los perros. Y en Colombia, La Ceja, Departamento de Antioquia el agua de mar se utiliza en casos de emergencia cuando no se encuentra sangre para transfusión. La mayoría de los rectores de la medicina oficialista no terminan de aceptar nuestras comprobaciones. Desde que Quinton en 1904 demostró estos hechos, el oficialismo sanitarista se resiste a darnos paso. ? Será porque nuestra propuesta en su esencia es gratis?.

Igualmente, hemos comprobado, como Murray hace décadas lo hizo en USA, que el agua de mar en la agricultura y la ganadería multiplica por 10 los beneficios de la producción ecológica y orgánica, sin usar plaguicidas, fertilizantes, parasiticidas, hormonas, o anti-vidas –anti/bióticos–, ya sean orgánicos o químicos. Simplemente con el agua de mar, que beneficia la salud de los humanos que, a su vez, depende de la salud de los suelos, las plantas y los animales. Plantas y animales consituyen la mayor fuente de los macronutrientes de la alimentación de la humanidad. Alimentación que requiere de una nutrición orgánica biodisponible y alcalina, imprescindible para conservar la salud y prevenir las enfermdades. En la ganadería la sustitución de las bolas de sal, o a granel, por agua de mar, o concentrada, aumenta la producción. Conejos y gallinas que beben agua de mar, mejoran su rendimiento y calidad. En las zonas costeras, las enfermedades transmitidas por las garrapatas, como la piroplasmosis y la anaplasmosis desaparecen, simplemente por el hecho de que el ganado lame instintivamente el “salitre” despositado en las hoquedades de las rocas que les nutre orgánica y alcalinamente. Salitre que extermina los ectoparásitos. La atomización del agua originada por el oleaje –acción dinamizadora/homeopática– que la bate, al ser inhalada por animales y humanos cercanos a las costas tiene efectos preventivos y terapeúticos muy bien conocidos por nuestras abuelas. 

Resultados sorprendentes se obtienen especialmente con los niños que cumplen instintivamente con el triángulo holístico conformado por: nutrición, ejercicio y mente. Triángulo que gratuitamente refuerzan el sol y el agua, sin los que sería imposible la vida. Desde el punto de vista de la medicina naturista la más natural limpieza de colon que se pueda imaginar se obtiene, inmediatamente, con el agua de mar.

Discusión y Antecedentes
La salud tiene como base la homeostasis. Equilibrio que se controla automáticamente en el Sistema de Regulación de Base de Pischinger a través de la temperatura y el pH.

El Premio Nobel Otto Warbürg, padre de la respiración celular, dijo: “Todas las enfermedades son ácidas y donde hay oxígeno y alcalinidad no puede haber enfermedad ni cáncer”.  Sus descubrimientos siguen siendo ignorados, motivo por el cual mantenemos una guerra contra el sol, cuyas radiaciones son fundamentales en el metabolismo de la vitamina D-3, el calcio y otros minerales imprescindibles para mantener el pH alcalino de un organismo bien nutrido. Por darle la espalda al sol es que padecemos la gran epidemia de enfermedades degenerativas que arrasan, especialmente, a los habitantes de los paises “desarrollados”. La osteoporosis, es el ejemplo típico. 

Otro Premio Nobel –por 2 veces 1952, 64–, Linus Pauling, padre de la nutrición celular, sentenció: “Las moléculas adecuadas, en la concentración adecuada, en el lugar adecuado”. Pauling creó la Medicina Ortomolecular y la Psiquiatría Ortomolecular. Propuso la megadosis de vitamina C, e inventó un plasma sanguíneo artificial del que había sido precursor René Quinton, pero éste con el agua de mar  orgánica y natural

René Quinton, 1904 (El Agua de Mar Medio Orgánico), precursor de Warbürg y Pauling, dijo: Para que la célula cumpla con las altas funciones que le han sido encomendadas con el máximo de la actividad y vitalidad que es capaz de desarrollar, precisa de una nutrición orgánica, biodisponible y alcalina que le proporciona el agua de mar, y de un alto consumo de oxígeno, VO2” –ml.O2 x 1Kg. x 1m–. (Los peces y los mamíferos marinos tienen el mayor VO2 de todos los vertebrados, incluidos los humanos). Y añadió Quinton: “La célula es la expresión concreta de la idea abstracta de la vida. Todo lo cual está sustentado por sus 4 Leyes de la Constancia (Marina, Osmótico-Alcalina, Térmica y Lumínica). Quinton en un nivel científico superior al de los padres de la Fisiología como  Claude Bernard, Alexis Carrel, Walter Cannon y Alfred Pischinger, comprobó que el 70% del volumen corporal de todos los vertebrados, incluidos los humanos, es agua de mar isotónica (9gr x 1L). Motivo por el cual los vertebrados, todos, somos auténticos acuarios marinos. Los ilustres académicos de la fisiología no se habían percatado del detalle. Basado en sus descubrimientos científicos Quinton dijo: “el plasma marino es sustituto del plasma sanguíneo”. Fenómeno natural que es común a las aguas de todos los mares, ya que el agua de mar es panatómica. Hecho que Quinton comprobó en animales y humanos.

“Para que exista la vida es imprescindible que haya transferencia eléctrica. Motivo por el cual la célula es una batería –mitocondria–”, complementó Maynard Murray, médico americano que de manera muy sui géneris utilizó científicamente el agua de mar en la agricultura y la ganadería en la Florida, USA. Murray, al igual que Quinton, Pauling y Warbürg, sufrió los embates del olvido y, en el caso de Pauling –declarado traidor a USA, le quitaron el pasaporte–, hasta de las burlas de muchos de sus colegas científicos por recomendar las megadosis de la vitamina C.

Salud/Enfermedad: todas las enfermedades son ácidas. No hay nada más ácido que un cadáver. Los gérmenes no son la causa de las enfermedades, son la consecuencia de la rotura del equlibrio homeostásico del territorio corporal (Claude Bernard y Louis Pasteur en su lecho de muerte). La inflamación es el denominador común de todas las enfermedades.

La sopa marina antioxidante conserva la salud y cura las enfermedades en base al EJE que conforman sus 3-Rs:

1) recarga hidroelectrolítica
2) reequilibrio de la función enzimática
3) regeneración celular

No hay terapia, tradicional o naturista, que no persiga estos objetivos.

pH  y tº  claves de la salud
Las cosas más sencillas son las más sabias. El principio fundamental de la salud, la homeostasis, depende de la constancia de la temperatura y de la alcalinidad del pH del medio interno, la sangre y las células (extra/intra) de todos los tejidos corporales. Nada Nuevo.
Otros recordatorios de “divulgación” para ciertos conceptos rutinarios que, paradójicamente, hemos olvidado en la práctica, por ejemplo, son: la hipertermia o “insolación” de un organismo cuando la tempertarua sobrepasa los 42ºC; y la hipotermia al bajar a 35ºC o menos (náufragos y alpinistas). En ambos casos la muerte acecha. Y para evitar el aumento de la tº sudamos; mientras que temblamos para producir calor y subir la tº corporal. Automáticamente. En el mes de diciembre del año 2004, en Fuerteventura, fuí víctima de una hipotermia durante la experiencia que hice como náufrago voluntario por 4 días nutriéndome e hidratándome exclusivamente con un litro de agua de mar diario. Prefiero la insolación a la hipotermia de los náufragos de las pateras. El tema parece una perogrullada.

Pero, lo que no se difunde ni se divulga, y pareciera que casi no se sabe, es que el pH del organismo se debe mantener equilibrado en un medio interno alcalino de pH entre 7,37 y 7,47 –pH 7.365 para fisiólogos exigentes–. Es bueno recordar, ya que la mayoría de los médicos lo han olvidado, que un pH por debajo de 7.37 –tendencia a la acidez– significa un aumento de los radicales libres –pérdida de electrones y energía, es decír, los hidrogeniones (H+) que si no se inactivan con los antioxidantes u oxhidrilos (OH–) –ganacia de electrones y energía–, esos radicales libres serán la causa de la acidez orgánica y, como consecuencia, se desencadenarán la inflamación, el dolor y la enfermedad. Dos iones de (OH-) producen una molécula de H2O, y liberan Oxígeno que es necesario para que en un medio alcalino de pH 7.37-7.47, con una temperatura constante de 36.5ºC, se mantenga la salud celular y, en consecuencia, la de todo el organismo.

Cuando una solución contiene más (H+) que (OH–) es ácida y cuando tiene más (OH–) que (H+) es alcalina. Nada nuevo. En el laboratorio cuando se combina el Oxígeno con una solución ácida (H+) se obtiene agua. De esta forma el Oxígeno neutraliza la acidez en el laboratorio. Pero, cuando ésto ocurre dentro de un organismo la acidez absorbe el Oxígeno lo que impide que  éste vaya a los tejidos que lo necesitan imperativamente. Como resultado, los tejidos acidificados son deficientes en oxigeno. Fenómeno que se presenta en el cáncer y que favorece su desarrollo y propagación. Una solución alcalina es lo contrario. Dos iones hidróxidos (OH–) se combinan para producir una molécula de agua y un átomo de Oxígeno que en presencia de los cofactores minerales activan una solución alcalina que provee de Oxígeno a los tejidos.

Lo que es inconcebible es que estos fenómenos conocidos hasta por los párvulos de una escuela, los ignoren la inmensa mayoría de los sanitaristas oficialistas, incluidos los cancerólogos. La prueba, visitar un hospital a la hora de las comidas, o repasar la pirámide alimenticia oficial.

Fisiológicamente el fenómeno REDOX nos confirma que somos autorreparables. La simple ingesta de una mayor cantidad de agua dulce, que es alcalina, puede ser suficiente para aliviar una enfermedad, es decír para desintoxicar a un paciente. Un enfermo es una persona deshidratada. Cuando se rehidrata un organismo los H+ ácidos, o radicales libres, son inactivados o neutralizados y, una vez “barridos”, arrastrados hasta los pulmones, el sudor, las heces, o la orina para ser expulsados como las excreciones indeseables que son. Motivo por el cual, el lema del libro “Usted no está enfermo, usted está sediento” del Dr. Batman –alumno de Alexander Fleming–  es de gran sabiduría. Y eso es para el agua dulce, que alcanza, sólamente, un pH alcalino moderado, mucho menor que el de la sopa marina. Batman curaba las úlceras gástricas con agua dulce. Nosotros curamos las gastritis en los DISPENSARIOS MARINOS (Europa, Africa, Latinoamérica) con el agua de mar hipertónica, incluiendo las gastritis “causadas” por el inocente Helicobacter pylori.     

¿ Qué efectos alcalinos produce el agua de mar, la madre marina de todas las aguas, la más pura, de pH 8,4 y portadora de la totalidad de los minerales existentes en la Naturaleza en su forma biodisponible y orgánica? El agua de mar produce efectos antioxidantes o anti-acidez debido, entre otras cosas, a la alcalinidad que le proporcionan sus minerales. Desintoxicación o detoxificación es igual que rehidratación. Especialmente si es con agua de mar que lleva incluida la limpieza de colon automática y la tabla periódica completa.

La presencia de los minerales en la forma orgánica, biodispononible y alcalina de una nutrición –otra cosa muy distinta es alimentación– es imprescindible para tener un Sistema Inmunológico óptimo –glóbulos blancos y anticuerpos (cobre, manganeso, selenio, cinc)–; o, para que las “huellas dactilares” del ADN dispongan del cinc imprescindible, en un ambiente alcalino con calcio, para que no haya mutaciones indeseables. Sin olvidar que todos los virus son de ADN, o de ARN y que las mutaciones, dicen algunos, convierten a los seres vivientes en auténticas “fábricas de virus”. Polémica que no es del caso. Lo que es del caso es que el agua de mar es el único nutriente de la Naturaleza –excepción leche materna– que tiene todos los factores imprescindibles, repito, en la forma orgánica, biodisponible y alcalina, imprescindibles para alcanzar y mantener una óptima salud, como la mía a los 76 años de edad –77 embriológicos–.

Cuando se interrumpe el proceso normal de la oxido-redución, el organismo se acidifica y ésto es lo que se considera como un organismo intoxicado. Existen co-factores que facilitan los efectos antioxidanes, tales como todos los componentes de la sopa marina tan efectivos como poco conocidos por los sanitaristas, seguramente porque son gratis. En el mundo de la medicina, sea tradicional, o naturista, todos estamos “vendiendo algo”. Y cuando se propone “algo gratis”, “es que no debe servir”, porque lo que: “lo que yo no sé no existe”, y menos si afecta a mi bolsillo.

Es oportuno recordar que la Biología es la ciencia del agua y que la madre de todas las aguas es el agua de mar.  El poder antioxidante del agua de mar es infinito. Como infinito es el olvido del 99% de los científicos a la hora de negar que el 70% del volumen corporal de un humano es agua de mar isotónica y que los vertebrados somos auténticas peceras.   

Conclusiones
El fenómeno fisiológico del REDOX demuestra que somos autorreparables y autodepurables. Objetivos que persiguen todas las terapias de desintoxicación. El agua de mar aporta la nutrición orgánica, biodisponible y alcalina que requiere el pH alcalino del medio interno de todos los vertebrados, incluidos los humanos. Sopa marina biógena que, además, está enriquecida con la información de los orígenes portadora de la clave de la vida celular. El agua de mar bebida, inyectada por via endovenosa-intramuscular-subcutánea, irrigación, tópica, y a nivel deméstico para cocinar o enriquecer alimentos, tiene acción curativa y preventiva contra las enfermedades. La sopa marina tanto en animales como en humanos no tiene contraindicación alguna si se utiliza racionalmente. Definitivamente “el plasma marino es sutituto del plasma sanguíneo”. No hay duda alguna, tal como lo estableció Quinton, que el agua de mar es el suero polivalente orgánico y natural que previene contra todas las enfermedades, en contraposición con el suero monovalente y artificial que, erróneamente, utiliza la medicina del estatus sanitario, siguiendo a Pasteur. Para la limpieza del colon el agua de mar es ideal. Es fundamental profundizar en el conocimiento de la sopa marina por ser el nutriente antioxidante por excelencia.

Propongo a este Congreso lo que solicité del IV FORO MUNDIAL DEL AGUA, México 2006:

1.- Que todos los gobiernos del mundo y sus Universidades incluyan en sus escuelas de Medicina, Agronomía, Veterinaria, Oceanografía, Biología, Nutrición y Periodismo como materia obligatoria en sus pensums la materia del AGUA DE MAR (Hidrología Marina y Talasoterapia). Y que, igualmente, se exija en las escuelas primarias el estudio del Agua de Mar desde el kindergarden. Y:

2.- Que las instituciones y profesionales que trabajamos con el Agua nos pongamos de acuerdo para coordinar esfuerzos en beneficio de la nutrición y salubridad de los pobres y de la Salud Pública, tal como lo hacemos desde los Dispensarios Marinos.

BIBLIOGRAFIA

Quinton, R. “L’eau de Mer Milieu Organique” (1904).. Collection Sciences du Vivant. Dirigée. Encre. Sté Arys, 1995.

Quinton, R. “Les deux poles foyers d'origine, Origine austral de l'homme” (1896). Collection Sciences du Vivant Drigée. Encre. Sté Arys, 1995.

Benetti, D., Iversen E.S. and Ostrowski A.C.. “Growth rates of captive dolphin,  Coryphaena hippurus, in Hawaii”.  Fishery Bulletin 1995. 93:152-157.

Perrin XXXV. W.F., Wursig, B., Thewissen, J.G.M., “Marine Mammals”. Hong Kong; Ed. F. Perrin; 2001.

Young, J.Z. “The life of vertebrales”. Clarendon, Oxford; Editorial G. R. de Beer; 1981.
Young, J. Z. (1938). The evolution of the nervous system and of the relationship of organism and environment. In Evolution: essays on aspects of evolutionary biology; Clarendon, Oxford; Editorial G. R. de Beer; 1981; pp. 179-204.
Overstreet, RM. “Aquatic pollution problems, southeastern U.S. coasts: histopathological indicators”. Aquat. Toxicol. 1988; 11; 213-239.

Hoar, W.S., J.J. Randall, y A.P. Farrell. “Fish Physiology”. Sidney. Ed. Academic Press. Inc. 1992.

Fuhrman, J. A., Sleeter, T. D., Carlson, C. A., and Proctor, L. M., “Dominance of bacterial biomass in the Sargasso Sea and its ecological implications. Bacterioplankton roles in cycling of organic matter: the microbial foof web”. Mar. Ecol. Prog. Ser.1989, 57: 207.

Furhman, J.A., “Marine viruses and their biogeochemical and ecological effects”. Nature, (London);1999; 399; 541-548

Fenical, W. “Chemical Studies of marine bacteria: developing a new resource”. Chem. Rev.1993; 93; 1673-1683.

Warburg, O. Posener K., Negelein E.: Ueber den Stoffwechsel der Tumoren; Biochemische Zeitschrift, Vol. 152, pp. 319-344, 1924. (German). Reprinted in English in the book “On metabolism of tumors” by O. Warburg, Publisher: Constable, London, 1930

Warburg, O. “The Prime Cause and Prevention of Cancer”. English Edition by Dean Burk. National Cancer Institute, Bethesda, Maryland, USA. 1966

Warburg, O. “Catalytic effects of vital (living, lively) substances”. Science Vol. 160,1968, 265.

Pauling, L. “Arquitectura molecular y reacciones biológicas”, Chem. Eng., Noticias. 1946; 24-75.

Pauling, L. “La teoría de la resonancia en química”, Proc. R. Soc. Lond. A, 1977; 356-433.

Pauling, L. “Molecular Architecture and the Process of Life”. 21st Sir Jesse Boot Foundation Lecture, Nottingham, 1948, 4-21 

Pavlov, I. “Conditioned reflexes”. London: Routledge and Kegan Paul. 1927
Bustos-Serrano, H, Gracia, A. “Como beneficiarse con el agua de mar” Barcelona, Morales i Torres Editores; 2005; 40-37.

Gracia, A. , Bustos-Serrano, H. “Agua de mar. Nutrción Orgánica”. Barcelona, Morales i Torres Editores; 2004; 120-150.

Soler, W. “Ausencia de genotoxicidad del agua de mar de Coveñas: estudio in vitro en eritrocitos y leucocitos humanos”. Revista Facultad Nacional de Salud Pública. Colombia; 2007; 6; 33-38; nov; 134.

Giraldo, R. “Radicales libres e inmunodeficiencia. En: Sida y agentes estresantes”. Medellín , Colombia; Editorial Universidad de Antioquia; 2002; 33-36.

Bernard, C. (1865).Introduction á la Médicine Expérimentale”; Paris; Librairie Delagrave; Paris; 1919.

Carrel, A. “L’Homme, cet Inconnu”. Paris; Ed. Librairie Plon, 1935

Cannon, W.B. “La saggese du corps”. Paris; Ed. de la Nouvelle Revue Critique; 1946.

Pischinger, A. “Matrix&Matrix regulations: Basis for a holistic theory in medicne”. Barcelona; Ed. Medicina Biológica; 1999.

Murray, M. “Fertility from the Ocean Deep”. Austin, USA, Ed. Valentine Books, 1983; 43-67.

Batmanghelidj,F. You’re not sick, you’re thirsty. Water for Heath, for healing, for life”. New York; Ed. Warner Books, 2003; 12-39

Angel Gracia Rodrigo
www.seawater.org
Tf:1+305-480-9523
8854 W. Flagler St. #204
Miami, Fl, 33174
USA

Actualmente: Asesor de investigación de la Seawater Foundation de Florida, USA y Vice-presidente del Proyecto Dispensarios Marinos (PRODIMAR), Badalona, España.

CURRICULUM
Nació en Luceni, Zaragoza, 1931. Doctor en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid, Certificado como Philosophy Doctor in Veterinary Sciences (Ph.D.) en USA. Miembro de la Sociedad Europea de Medicina Naturista Clásica. Miembro certificado de la American Association of Nutritional Consultants, USA.. Miembro de la Sociedad Española de Agricultura y Ganadería Ecológicas. Especialista en Tipificación de Productos Cárnicos y Lácteos por la Universidad Complutense de Madrid y el Ministerio de Ganadería Español. Autor de los libros: “El Poder Curativo del Agua de Mar. Nutrición Orgánica”; “Cómo Beneficiarse con el Agua de Mar”; “Ciencia, Deporte y Aeróbicos”; “La Dieta Delfín”; “Derecho a Vivír y Morír Sanos”; “Curso de Hidrología Marina y Talasoterapia”, declarado de interés sanitario en la Generalitat de Catalunya y Nicaragua; “Curso del Náufrago”. Premio Nacional de Divulgación Científica, Venezuela. Por cinco años capitán de la Copa Davis de Tenis de Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario